Propiedades y Beneficios de la Ciruela Cereza

El ciruelo de cereza, también conocido como ciruelo de mirobalán (Prunus cerasifera) es una especie de árbol y fruta de la familia de las ciruelas.

Es una especie frutal muy prolífica y un árbol ornamental que se encuentra en toda Gran Bretaña y sus islas circundantes, el sureste de Europa y Asia occidental.

Sus frutos son una importante fuente de fibra de pectina y se utilizan para hacer mermeladas, salsas de frutas dulces y ácidas, tartas y pasteles. Los frutos fermentados se utilizan para hacer un tipo de licor llamado «eau de vie» (traducción literal: «agua de vida»).

Los cerezos tienen un perfil nutricional similar al de las ciruelas y son importantes fuentes de antioxidantes y vitamina C.


✪ Propiedades y Beneficios de los cerezos para la salud

propiedades y beneficios del cerezo

¿Cómo son los cerezos?

Los ciruelos cereza practican la alternancia, es decir, dan cosechas muy abundantes cada dos años.

El ciruelo cerezo (Prunus cerasifera), también conocido como ciruelo mirobálico, está emparentado con las ciruelas, las cerezas, los albaricoques y los melocotones.

El árbol crece hasta unos 8-9 metros de altura, pero ciertos ejemplares pueden alcanzar alturas impresionantes de hasta 12 metros. La corteza es lisa, ligeramente brillante en los árboles más jóvenes, de color marrón oscuro con matices pardo-rojizos.

Las hojas suelen ser de color verde oscuro o rojo púrpura y ovadas. Los cerezos suelen ser los primeros en producir flores en primavera, a partir de mediados de febrero y hasta mediados de abril, tras lo cual aparecen las hojas seguidas de la fructificación.

Las flores son blancas en los ejemplares de follaje verde y rosas en los de follaje púrpura, y su aspecto es similar al de las flores de ciruelo o cerezo.

¿Qué aspecto tienen los cerezos?

Los cerezos empiezan siendo frutos verdes, ovalados, puntiagudos y relativamente delgados. A medida que maduran, se vuelven redondos y regordetes y alcanzan unos 2 cm de diámetro.

Hay dos tipos de ciruelas cereza: las variedades tempranas, que maduran a principios de verano, aproximadamente desde mediados de junio hasta mediados de julio, y las variedades que maduran desde principios-mediados de julio hasta mediados de agosto o mediados de septiembre como muy tarde.

Las ciruelas cereza maduras tienen una piel fina y una carne extremadamente jugosa y blanda.

Pueden ser de color amarillo dorado, amarillo anaranjado, rojo, rojo púrpura o púrpura oscuro. La piel suele ser del mismo color que la pulpa y cada fruta contiene un hueso en el centro que encierra una semilla amarga.

¿A qué saben las ciruelas cereza?

Algunos dicen que las ciruelas cherry tienen menos sabor que las ciruelas, pero en realidad no es así.

Según mi experiencia, las cerezas amarillas carecen de ese intenso sabor afrutado que solemos esperar de las frutas, pero son dulces y agradables, sólo que con un sabor más delicado o directamente dulce.

Las ciruelas rojas y púrpuras son mucho más sabrosas, con un sabor dulce como la miel y notas de sabor afrutado complementadas por un agradable sabor.

Tienen un sabor muy exquisito, con un sabor único en el que predominan las notas afrutadas dulces y punzantes y un rico perfil de sabor, por no mencionar un fuerte aroma afrutado.

El secreto de los ciruelos cereza, dulces y sabrosos, es regar el árbol durante los periodos de sequía o escasez de lluvias para que la fruta se vuelva rolliza, jugosa, suave y sabrosa.

¿Se pueden comer los cerezos verdes sin madurar?

Los cerezos son comestibles tanto maduros como inmaduros, cuando todavía están verdes. Los frutos verdes inmaduros son agrios y astringentes, y tienen un sabor que se frunce.

Tienen una pulpa crujiente y dura de color verdoso claro. Las ciruelas verdes inmaduras se pueden comer crudas o cocinadas sin ningún problema, ya que en general son seguras.

Los frutos inmaduros se utilizan habitualmente para hacer sopas agrias y salsas de frutas ácidas.

¿A qué huelen las cerezas?

La fruta no tiene ningún olor perceptible hasta que está ligeramente sobremadurada. A medida que los azúcares naturales de las ciruelas cereza fermentan desde su madurez, la pulpa desarrolla un aroma dulce y afrutado que envuelve los sentidos.

No es hasta que se muerde una ciruela cereza perfectamente madura, o incluso ligeramente sobremadura, cuando se libera su abrumador aroma afrutado en todo su esplendor.

Ciruelas vs ciruelas mirabel vs ciruelas cereza

¿Cuál es la diferencia entre las ciruelas, las ciruelas mirabel y las ciruelas cereza? Los tres se parecen mucho, sobre todo teniendo en cuenta que son de la misma familia.

Pero las ciruelas suelen ser más grandes, y algunas variedades tienen forma ovalada, puntiaguda o con un suave surco a lo largo de un lado. Las ciruelas Mirabelle no sólo se parecen mucho a las cerezas, sino que parecen estar más emparentadas como especie.

A diferencia de las ciruelas cereza, que son de color amarillo dorado, amarillo y rojo, rojo, rojo púrpura y púrpura oscuro, las ciruelas mirabel suelen ser de un solo color, amarillo dorado, y maduran a finales de agosto, no durante todo el verano.

Además, las ciruelas mirabel suelen estar moteadas o se vuelven de color rojo anaranjado por un lado, donde les da el sol, mientras que las ciruelas cereza suelen tener un color bastante uniforme. También tienen un hueso algo más pequeño que las ciruelas mirabel.

¿Para qué sirven las ciruelas cherry?

La ciruela cereza se utiliza para hacer mermeladas, salsas dulces y ácidas para acompañar diversos platos, licores, purés de frutas o para agriar sopas y otros alimentos cuando no está madura.

Se puede consumir como tentempié solo, directamente del árbol o añadido a las macedonias.

En cuanto a sus efectos sobre la salud, las ciruelas cereza tienen las siguientes propiedades nutricionales y beneficios para la salud:

1) Buenas para el estreñimiento y las hemorroides:

Las ciruelas cereza contienen unos 1,4 gramos de fibra dietética por cada 100 gramos de fruta. La mayor parte de la fibra se encuentra en la piel de la fruta y es tanto soluble como insoluble.

Las ciruelas cereza son una fuente especialmente buena de una fibra soluble llamada pectina. En el tracto digestivo, la pectina viaja sin cambios, pero absorbe agua y se convierte en gel, lo que ayuda a ablandar las heces y a aliviar el estreñimiento.

Unas heces blandas y fáciles de evacuar suponen un menor esfuerzo durante la defecación, lo que puede mejorar las hemorroides.

2) Propiedades prebióticas naturales:

La pectina de las ciruelas cereza es una fibra soluble, un material vegetal no digerible que permanece inalterado por las enzimas digestivas.

La pectina fermenta en el colon, liberando compuestos beneficiosos que alimentan a las bacterias buenas del mismo, lo que significa que tiene propiedades prebióticas.

Estas propiedades ayudan a mantener la salud del revestimiento del colon, favorecen las poblaciones de bacterias buenas que ayudan a absorber los nutrientes de los alimentos e inhiben el crecimiento de las bacterias intestinales patógenas, contribuyendo a la salud digestiva.

3) Bajo en calorías: buen alimento para perder peso:

Las ciruelas cherry tienen aproximadamente 40 kcal (kilocalorías, calorías) por cada 100 g y menos de un 1% de grasa, lo que las convierte en un buen alimento para perder peso de forma saludable.

Además, aportan buenas cantidades de fibra dietética que se une a parte de la grasa de los alimentos que ingerimos, reduciendo su absorción a nivel intestinal.

La fibra dietética contribuye además a controlar el peso a través de su efecto saciante, ayudando a frenar el hambre y promoviendo la pérdida de peso de forma natural.

4) Beneficios para el colesterol alto y la salud cardiovascular:

Como fuente de fibra, las ciruelas cherry ayudan indirectamente a reducir los niveles de colesterol LDL (malo) y contribuyen a una buena salud cardiovascular.

Además, son una fuente muy rica de antioxidantes que combaten la peroxidación de los lípidos y reducen aún más los riesgos de enfermedades cardiovasculares y los eventos cardiovasculares asociados.

Las ciruelas cereza de color oscuro, en particular las rojas y las rojo-moradas oscuras, también contienen antioxidantes antocianinas pigmentadas.

Los estudios revelan que las antocianinas tienen efectos antiinflamatorios y de eliminación de radicales libres in vitro e in vivo y ayudan a mejorar la salud cardiovascular.

5) Fuente de vitamina C para una buena inmunidad:

Las ciruelas maduras proporcionan entre el 10% y el 20% de la IDR (ingesta diaria recomendada) de vitamina C, mientras que la fruta inmadura puede contener hasta varias veces esa cantidad.

La vitamina C tiene una fuerte actividad antioxidante y se ha demostrado en estudios que reduce activamente los marcadores de inflamación en el cuerpo.

La limitación de la inflamación regula la respuesta del sistema inmunitario, evitando una reacción excesiva, y representa un factor de protección contra las enfermedades crónicas.

Las investigaciones también demuestran que la vitamina C es utilizada por diferentes tipos de células del sistema inmunitario para realizar sus funciones dentro del mismo, lo que contribuye a una buena respuesta del sistema inmunitario y a su apoyo.

Comer ciruelas cereza sin madurar puede ayudar a reforzar el sistema inmunitario y a combatir las infecciones respiratorias.

Sin embargo, la fruta inmadura es también una fuente natural de ácido cítrico que puede causar malestar estomacal, reflujo ácido y empeorar una gastritis o úlcera gástrica existente si se consume en grandes cantidades por quienes padecen una enfermedad de reflujo ácido grave, gastritis o una úlcera péptica.

6) Ricas en antioxidantes:

Los estudios demuestran que las ciruelas cereza tienen un alto contenido en antioxidantes.

Las variedades amarillas son fuentes de carotenos, mientras que las ciruelas moradas y rojas tienen de 4 a 6 tipos diferentes de antioxidantes antociánicos (fuente: Antioxidant Activities and Major Anthocyanins of Myrobalan Plum (Prunus cerasifera Ehrh.)

La cáscara es especialmente rica en antioxidantes, pero también lo es la pulpa profundamente pigmentada de las variedades de ciruela cereza de color rojo oscuro y rojo púrpura.

Lo ideal es consumir las frutas mínimamente procesadas para preservar al máximo sus propiedades beneficiosas naturales.

En general, el consumo de ciruelas cereza puede representar una fuente de importantes beneficios para la vista y la piel, la memoria y el aprendizaje, ejercer una acción antidiabética, antiinflamatoria e incluso ansiolítica, y contribuir a un menor riesgo de enfermedades crónicas como el cáncer, la obesidad, la diabetes de tipo 2, las enfermedades cardiovasculares o las enfermedades degenerativas del sistema nervioso.

7) Estimulan el apetito y tienen propiedades tónicas:

Las ciruelas cereza se consumían tradicionalmente para ayudar a restablecer el apetito y por sus efectos tónicos y energizantes debido a un contenido de azúcares de más de 10 g de azúcares naturales por cada 100 gramos de fruta madura.

Cuando la fruta está demasiado madura, los azúcares naturales que contiene empiezan a fermentar, lo que hace que las cerezas demasiado maduras no sólo ayuden a aumentar los niveles de energía, sino que también ejerzan un ligero efecto laxante, cuando se comen en grandes cantidades.

Otros nutrientes esenciales de la fruta son la provitamina A de los antioxidantes carotenoides pigmentados.

Los antioxidantes provitamina A de las variedades de ciruelas amarillas son los mismos antioxidantes que se encuentran de forma natural en las zanahorias amarillas, así como en los tomates amarillos y la sandía amarilla.

Conclusión

Existen pocas investigaciones sobre el valor nutricional y los beneficios para la salud de las ciruelas cherry.
En general, se considera que tienen un valor nutricional similar al de las ciruelas y se recomiendan como alimento tónico con propiedades energéticas y beneficios para el estreñimiento, el malestar estomacal, las hemorroides y los desequilibrios digestivos.

Las ciruelas cereza se utilizan para fortalecer el sistema inmunológico, restaurar el apetito, reducir la inflamación y por sus beneficios para la vista.