Propiedades y beneficios de las Bayas de Espino

Las frutas saludables son mucho más que los plátanos ricos en potasio, los arándanos llenos de antioxidantes o las cerezas ácidas antiinflamatorias con propiedades antirreumáticas. Las bayas de espino son sólo un ejemplo.

Las bayas de espino, pero también los extractos de hojas, flores, brotes y ramitas y diversos productos elaborados a partir de las bayas de espino y otras partes de la planta, como el té de bayas de espino, tienen beneficios científicamente probados para la hipertensión arterial, así como para la insuficiencia cardíaca congestiva, y ejercen una fuerte acción antioxidante sobre las células cardíacas y efectos antiateroscleróticos al regular la actividad enzimática e inhibir la absorción del colesterol alimentario.


✪ Propiedades y Beneficios de las Bayas de espino

bayas de espino

¿Qué son las bayas de espino?

Las bayas de espino son los frutos de la planta de espino, una especie de arbusto o pequeño árbol con bayas, ramitas, hojas, flores y brotes comestibles y con propiedades medicinales científicamente probadas. Las bayas de espino se llaman «haws» y son sólo bayas culinarias.

Desde el punto de vista botánico, las bayas de espino son pomáceas como las manzanas, los cangrejos, los nísperos, las peras, los membrillos e incluso los nísperos (todos pertenecen a la misma familia, las rosáceas). Hay varios cientos de especies diferentes de espino, siendo la más conocida el espino común, Crataegus monogyna.

¿Qué aspecto tienen las bayas de espino?

Las bayas de espino maduras se parecen mucho a los cangrejos en miniatura y son diminutas, de forma ovalada, de piel lisa, normalmente de color rojo intenso, con la pulpa blanquecina y una única semilla marrón en el centro en el caso del espino común, Crataegus monogyna (también llamado espino de una sola semilla).

Otras especies pueden tener bayas con múltiples semillas más pequeñas en el centro.

También hay especies de espino con bayas de color marrón rojizo, amarillo, naranja, azul, púrpura y negro. Por ejemplo, Crataegus brachyacantha tiene frutos azules cuando están maduros, mientras que Crataegus ambigua. C. pentagyna, C. saligna, C. douglasii y otros tienen frutos de color rojo oscuro a negro púrpura.

Las especies de espino como Crataegus pycnoloba, C. scabrifolia, C. dahurica. C. tanacetifolia y otras tienen, en un momento del proceso de maduración, bayas de color amarillo o naranja.

¿A qué saben las bayas de espino?

La mayoría de las especies de bayas de espino, si no todas, son perfectamente comestibles tanto crudas, frescas y secas, como cocinadas, aunque su sabor puede no ser tan bueno como para comerlas crudas. Las bayas de espino maduras tienen un sabor agrio, ácido.

Independientemente de cómo decida comerlas, sepa que la cocción puede influir en su nutrición y efectos terapéuticos, aunque el procesamiento, como el secado o el remojo en agua caliente para hacer té, no parece eliminar sus beneficios más significativos para la salud del corazón, incluso para la presión arterial alta y la insuficiencia cardíaca.

¿Cómo se comen las bayas de espino?

Se pueden comer frescas, crudas o secas. Puede comer las bayas de espino enteras o sólo la pulpa que rodea las semillas (las semillas de espino generalmente no se comen). Las bayas secas pueden molerse finamente y tomarse como suplemento dietético o utilizarse para hacer té. Salsas, mermeladas, jaleas o bebidas fermentadas.

Se puede cocinar el espino para hacer salsas dulces o ácidas, mermelada o jalea de espino. Utilice cualquier receta sencilla de salsa, mermelada o jalea, pero recuerde que probablemente tendrá que colar las semillas después de cocinar los frutos.

Recuerde también que, a menos que se endulce, la salsa de bayas de espino y otras preparaciones cocidas de espino tendrán un sabor agrio por naturaleza. Fermenta las bayas de espino maduras y demasiado maduras con azúcar para hacer una bebida fermentada llena de antioxidantes.

Otros usos: suplemento dietético. Lavar y secar a golpecitos los caracoles maduros con una toalla de papel, y dejarlos secar durante varias semanas. Retirar la pulpa de la semilla o las semillas y molerla hasta convertirla en un polvo fino con un robot de cocina. Guarde el espino molido en un frasco pequeño o en una vieja botella de vitaminas, y consérvelo en un lugar seco y oscuro.
Beneficios de las bayas de espino

Té de bayas de espino

Puede preparar un té de bayas de espino remojando las espinas secas o secas y molidas en agua caliente durante 5-15 minutos (puede utilizar una bolsa de té reutilizable, un paño de queso o una bola de té para el material de la fruta). También se puede preparar un té con bayas de espino frescas, dejando reposar las espinas frescas y trituradas en agua caliente durante 5-15 minutos.

También es una práctica habitual hervir las espinas frescas de 5 a 15 minutos a fuego lento para favorecer la liberación de fitoquímicos y otros compuestos con efectos medicinales. Si se utilizan los caracoles enteros y triturados para el té, también se pueden comer después.

Un consejo: puede mejorar el sabor y el olor del té añadiendo rodajas o zumo de limón o naranja, o endulzando con azúcar moreno o varios tipos de miel cruda, incluida la de espino. Vea también los beneficios de la miel de espino.

¿Qué son las píldoras de espino y para qué se utilizan?

Las píldoras de espino son suplementos dietéticos que contienen extracto de bayas de espino o bayas de espino secas y molidas, normalmente la pulpa y la piel del fruto, pero sin las semillas. Estos suplementos tienen una amplia gama de usos, los más destacados de los cuales están científicamente probados o gozan de informes basados en la evidencia.

Los suplementos de bayas de espino pueden tomarse para la hipertensión arterial, las palpitaciones, las extrasístoles u otras formas de arritmia, la insuficiencia cardíaca congestiva, el dolor de pecho (angina de pecho) y otros problemas cardiovasculares, pero también la retención de líquidos, el insomnio y la ansiedad.

Sin embargo, los efectos dependen de la dosis y es probable que se vean afectados por factores como la especie de espino de la que proceden las bayas, el grado de madurez de las mismas, el tipo y el grado de procesamiento y otros factores que tienen un impacto directo y a veces significativo en las propiedades nutricionales y terapéuticas de las bayas y los preparados elaborados con ellas.

¿Para qué son buenas las bayas de espino?

Son buenas para la presión arterial: Los beneficios del extracto de bayas de espino y del té para la presión arterial son el resultado de los fitoquímicos con propiedades antioxidantes y antihipertensivas, como las antocianinas, las proantocianidinas, las procianidinas y otros flavonoides, ácidos orgánicos y antioxidantes.

Los estudios demuestran que las procianidinas y otros flavonoides y antioxidantes del espino blanco inducen la relajación de los vasos sanguíneos y promueven la vasodilatación, reduciendo activamente la presión arterial. Las buenas cantidades de potasio y los componentes diuréticos contribuyen además a los beneficios antihipertensivos de las bayas.

Beneficios para la insuficiencia cardíaca congestiva: Las bayas de espino y los preparados elaborados a partir de ellas tienen un fuerte efecto cardiotónico que aporta importantes beneficios para la insuficiencia cardíaca congestiva.

Los estudios demuestran que los compuestos biológicamente activos presentan propiedades cronotrópicas únicas, que alteran la frecuencia y el ritmo cardíacos, mientras que un buen contenido de potasio y los componentes diuréticos polifenólicos ayudan a combatir la retención de agua y la hinchazón, contribuyendo a obtener beneficios importantes y cuantificables para la insuficiencia cardíaca congestiva leve y moderada.

Beneficios para la angina de pecho: El síntoma de la angina de pecho, o dolor torácico, puede aliviarse con el consumo de pastillas o té de bayas de espino. Las bayas son un cardiotónico que fortalece el músculo cardíaco y dilata los vasos sanguíneos para una mejor circulación de la sangre.

Beneficios para la arritmia: Se ha demostrado que los componentes activos de las bayas de espino y sus preparados alteran la frecuencia y el ritmo cardíacos (tanto inducen la ritmicidad como ejercen efectos antiarrítmicos), lo que contribuye a los beneficios para las palpitaciones, las extrasístoles, la taquicardia y otras formas de arritmia.

Propiedades para reducir el colesterol: Los estudios han demostrado que las bayas de espino y sus preparados reducen los niveles de colesterol LDL (malo) en la sangre, así como los niveles de triglicéridos, al regular la actividad de ciertas enzimas e inhibir la absorción del colesterol.

Propiedades antiateroscleróticas: El efecto hipolipidémico y las actividades antioxidantes del espino blanco, que evitan la oxidación de los lípidos, son beneficiosos a largo plazo para la prevención de la aterosclerosis, reduciendo el riesgo de depósitos de placa en las paredes de las arterias que podrían afectar negativamente a la salud cardiovascular.

Beneficios para el insomnio: Las bayas de espino tienen efectos antiarrítmicos y vasodilatadores que provocan un descenso de la presión arterial que favorece la relajación y el sueño reparador e ininterrumpido.

Beneficios para la ansiedad: Los efectos hipotensores y antiarrítmicos del espino blanco podrían explicar su acción ansiolítica. Ver otras hierbas potentes contra la ansiedad.

Beneficios digestivos: Las bayas, especialmente la piel, son una fuente de pectina que ayuda a regular el tiempo de tránsito y la consistencia de las heces, y contienen componentes activos con un efecto vasorelajante sobre los músculos lisos, lo que contribuye a los beneficios para la regularidad intestinal.

Beneficios antioxidantes: Las bayas de espino son una fuente de antioxidantes con actividades biológicas variadas (proantocianidinas, flavonoides, etc.), tienen propiedades de eliminación de radicales libres, aumentan la viabilidad de las células y ejercen un efecto protector y antioxidante para la vitamina E en forma de alfa-tocoferol. La piel y las semillas de la fruta son las más ricas en antioxidantes.

¿Cuáles son los efectos secundarios de las bayas de espino?

Es importante entender que las bayas de espino y otras preparaciones de las partes de la planta de espino tienen efectos terapéuticos probados y, como resultado, requieren precaución cuando se utilizan para diversos problemas médicos.

Interacciones con medicamentos: Uno de los efectos secundarios que pueden provocar los preparados de bayas de espino es la interacción con los medicamentos para la hipertensión arterial, la arritmia, la insuficiencia cardíaca (por ejemplo, la digoxina) e incluso con los medicamentos para el insomnio o la ansiedad, especialmente si se toman al mismo tiempo o en fechas próximas.

La preocupación es que el espino puede potenciar los efectos de algunos medicamentos con efectos secundarios potencialmente graves. Por lo tanto, se recomienda consultar primero con su médico sobre el uso del espino y sus preparados y discutir las ventajas frente a las desventajas con respecto a sus condiciones, la mejor dosis para usted y cómo utilizar mejor los preparados de hierbas para evitar los efectos secundarios.

Espino blanco y embarazo: Existe la preocupación de que el espino pueda tener un impacto negativo en el desarrollo del feto, por lo que algunos profesionales recomiendan no consumir el té o las píldoras de bayas de espino durante el embarazo.

Posibilidad de reacciones alérgicas: Aunque es poco frecuente, es posible ser alérgico a las bayas de espino, pero también a las flores y a los preparados elaborados con ellas. En caso de alergia, evite el alérgeno en todas sus formas y preparados.

Otros efectos secundarios: Tanto las personas sanas como las que padecen problemas cardíacos, como la insuficiencia cardíaca, pueden experimentar náuseas, aturdimiento, mareos, arritmia y otros efectos secundarios cardíacos y digestivos de leves a menores cuando consumen bayas de espino y sus preparados. Los efectos secundarios dependen de la dosis.