Propiedades y Beneficios de las Cerezas Ácidas

Aunque su sabor ácido no sea del agrado de todos, las cerezas ácidas (Prunus cerasus) poseen propiedades curativas bastante sorprendentes que van más allá de nuestra imaginación.

Las investigaciones sobre sus beneficios para la salud han descubierto que el consumo de cerezas ácidas crudas puede ayudar a mejorar una amplia gama de condiciones médicas.

Se ha descubierto que esta fruta posee compuestos antimicrobianos y antiinflamatorios, además de contener potentes antioxidantes.

Se cree que los antioxidantes de las cerezas ácidas, junto con los compuestos antiinflamatorios, desempeñan un papel clave en la prevención del cáncer.

Además, se cree que las cerezas ácidas contribuyen a la prevención de otras formas de enfermedades crónicas, como las cardiopatías coronarias, las cataratas o los accidentes cerebrovasculares, y ayudan a reducir el colesterol alto en sangre y los niveles generales de inflamación en el organismo.

El buen contenido en vitaminas y minerales de esta fruta la convierte en un gran alimento tónico con propiedades energéticas.


✪ Propiedades y Beneficios de las cerezas ácidas

propiedades y beneficios de las cerezas acidas

¿Qué aspecto tienen las guindas?

Las guindas son una fruta redonda, carnosa y jugosa, del tamaño de las cerezas dulces, con una única semilla redonda de color claro en el centro y una piel suave y fina, normalmente roja o carmesí.

También existen cerezas ácidas de color amarillo o naranja. Como ocurre con todas las frutas y verduras, el color es un importante indicador de nutrientes y antioxidantes.

Por ejemplo, mientras que las guindas rojas son ricas en antocianinas, las variedades amarillas o anaranjadas tienen pocas, pero más carotenos.

El árbol tiene hojas verdes puntiagudas y ligeramente alargadas, y unas ramas a menudo orientadas hacia abajo debido a los pesados racimos de fruta que pesan sobre él. Las guindas también se conocen como cerezas ácidas.

¿A qué saben las cerezas ácidas?

Como su nombre indica, las cerezas ácidas tienen un sabor agrio. Cuanto más ácida es la fruta, más sana es.

Aunque hornearlas en una deliciosa tarta puede parecer una buena idea, la única manera de disfrutar plenamente de los beneficios que aportan para la salud es comerlas crudas, recién cogidas del árbol.

Cuando quiero darme un capricho con más de un puñado, recojo la fruta, la enjuago en agua fría, la pongo en un cuenco, abro algunas para que fluyan los jugos, añado 3-4 cucharadas de miel de acacia cruda o, mejor aún, de miel de flores de cerezo, y las dejo reposar durante unos 20 minutos.

El dulzor de la miel no sólo complementa el sabor ácido de las cerezas ácidas, sino que también es muy calmante y saludable (descubre más sobre tu variedad de miel favorita en la página de la miel).

¿Y los beneficios de las cerezas ácidas?

De entre un mar de usos, te doy los 6 principales datos nutricionales y beneficios para la salud de las cerezas ácidas:

Mejoran el sueño:

Las cerezas ácidas son una buena fuente de melatonina, una hormona derivada de un aminoácido esencial conocido como triptófano.

La melatonina es la responsable de programar el sueño, es decir, de ayudarnos a dormir cuando llega la noche.

Por este motivo, actualmente se utiliza como complemento alimenticio para las personas que sufren trastornos del sueño, como el insomnio o las alteraciones del sueño.

Sin embargo, nunca se sabe lo que realmente se obtiene cuando se compran todo tipo de complementos alimenticios, así que por qué no obtener la melatonina de fuentes alimenticias naturales como los tomates, las uvas, las cerezas ácidas o una taza caliente de té de hierba de San Juan.

Protegen contra el estrés oxidativo:

Las guindas son una fuente increíblemente rica de poderosos antioxidantes conocidos como antocianinas.

Básicamente, las antocianinas son pigmentos vegetales naturales responsables de todas las tonalidades de rojo, azul o púrpura en las plantas de todo tipo.

Las antocianinas confieren a las cerezas ácidas su hermoso color rojo intenso, además de ofrecer protección antioxidante a las células y al ADN, impidiendo la acumulación de daños causados por los radicales libres que pueden provocar cáncer, enfermedades cardíacas y otras formas de enfermedades crónicas.

Otros potentes antioxidantes presentes en las cerezas ácidas son la quercetina, las vitaminas A y C, la melatonina y el betacaroteno.

Reducen los niveles de inflamación en el cuerpo:

Según el Centro Nacional de Información Biotecnológica (NCBI), las cerezas ácidas poseen una sorprendente actividad antiinflamatoria, comparable a la de la aspirina actual (Antioxidant and antiinflammatory activities of anthocyanins and their aglycon, cyanidin, from tart cherries. Febrero de 1999).

Por ello, se aconseja a las personas que padecen úlceras de estómago o son sensibles a los antiinflamatorios no esteroideos que introduzcan las cerezas ácidas en su dieta para obtener los mismos resultados a largo plazo que si hubieran tomado aspirina.

Con el tiempo, el consumo regular de cerezas ácidas debería ayudar a controlar los dolores musculares y articulares e incluso a mejorar las afecciones dolorosas como la artritis o el reumatismo. ¿Qué hay mejor que un analgésico natural?

Buenas para el colesterol alto y las cataratas:

Las guindas ayudan a reducir el colesterol en sangre y a prevenir las enfermedades coronarias y las cataratas.

Las guindas son una rica fuente de quercetina, un flavonoide y pigmento vegetal natural que se utiliza actualmente para el tratamiento de la aterosclerosis (endurecimiento de las arterias), los niveles altos de colesterol en sangre y otras afecciones relacionadas con el sistema circulatorio, así como las cataratas y la diabetes.

La quercetina es un antioxidante y un antiinflamatorio, y comer cerezas ácidas con regularidad puede proporcionarle cantidades más que suficientes, así como protección contra las enfermedades del corazón y los problemas de circulación.

La fruta es también una buena fuente de fibra dietética (1,6 gramos de fibra), material vegetal no digerible que se une a las grasas y otros elementos de los alimentos, reduciendo la absorción a nivel del tracto intestinal lo que se traduce en beneficios para el colesterol alto.

Alivian el estreñimiento, la diarrea y regulan el azúcar en sangre:

Como se ha mencionado anteriormente, las cerezas ácidas tienen 1,6 g de fibra dietética por cada 100 g de pulpa.

Tal cantidad no sólo ayuda en el proceso de digestión, sino que también actúa como un suave laxante natural, añadiendo volumen a las heces que facilita su paso por el tracto digestivo.

La pectina, un tipo de fibra dietética que se encuentra en las cerezas ácidas, también ayuda a tratar tanto el estreñimiento como la diarrea, esta última añadiendo consistencia a las heces líquidas.

Se ha descubierto que esta fruta ayuda a regular los niveles de glucosa (azúcar) en sangre y, con el tiempo, a reducir los riesgos del síndrome metabólico.

Excelentes propiedades tónicas:

Las guindas son una fruta bastante nutritiva, rica en antioxidantes y nutrientes dietéticos, en particular en vitaminas A y C.

Ambas vitaminas son famosas por sus propiedades de refuerzo de la inmunidad, así como por garantizar una buena vista, aumentar la absorción de hierro, reducir la inflamación, prevenir la aterosclerosis manteniendo limpios los vasos sanguíneos y proteger contra el estrés oxidativo y las enfermedades relacionadas.

La fruta y el zumo también son buenos para los dolores musculares.

Conclusión

Hay que saber que comer tan sólo un puñado de cerezas ácidas crudas puede provocar una sensación de sequedad en la boca o sensibilizar los dientes, provocando un respingo en cuanto se intenta masticar un poco más de fruta.

También existe la posibilidad de que se produzcan reacciones alérgicas y un shock anafiláctico, un efecto secundario más grave.

Así que si sabes o sospechas que tienes alergia a las cerezas ácidas, evita el consumo de la fruta en todas sus formas y preparaciones y hazte una prueba de alergia para confirmarla o no.