Propiedades y beneficios de los Dátiles

Estas pequeñas frutas cilíndricas y dulces poseen una amplia gama de impresionantes beneficios para la salud.

Los dátiles (Phoenix dactylifera) ayudan a reducir el colesterol, aumentar los niveles de energía y mantener un buen estado de salud en general.

No sólo ayudan a prevenir el envejecimiento prematuro por su alto contenido en antioxidantes, sino que también se dice que facilitan el parto.

Además, los dátiles aportan buenas cantidades de vitaminas del grupo B, cobre, potasio, hierro, fósforo y magnesio, importantes nutrientes con grandes efectos positivos sobre la salud cardiovascular, muscular y digestiva y el metabolismo energético.

Este dulce manjar tropical es una opción saludable para cualquier dieta gracias a sus impresionantes propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias, así como a su buen valor nutricional.

Los dátiles son el fruto dulce de la palmera datilera, un poderoso árbol originario de Oriente Medio.

El dátil estaba muy extendido por Mesopotamia y el antiguo Egipto, donde sus frutos se utilizaban para hacer vino de dátiles y vino de palma o se consumían frescos o secos.

Tanto el fruto como las flores (femeninas) pueden comerse, y las flores suelen cocinarse e incorporarse a diversos platos. Los platos y productos más populares son las ensaladas de dátiles y flores, el zumo de dátiles, el vino y el jarabe de dátiles o los postres.


✪ Beneficios de los dátiles

Propiedades y Beneficios de los datiles

¿Qué aspecto tienen los dátiles?

Los dátiles maduros pueden tener un color que va del amarillo brillante al rojo, mientras que los dátiles inmaduros son de color verde claro. Además, pueden alcanzar una longitud de hasta 6-7 cm y tienen una forma alargada y algo ovalada.

Crecen en racimos, sujetos a ramas de aspecto frágil. Me recuerdan a los mirabeles de aspecto apagado, algo más desinflados y alargados.

En el interior, la pulpa más cercana a la piel amarilla es también amarilla, mientras que el resto en toda la semilla es blanco brillante.

Cada fruto contiene una semilla alargada de color marrón brillante. Aunque los dátiles secos son, con mucho, los más populares, también hay variedades de dátiles blandos y semisecos que gozan también de gran popularidad y son igualmente nutritivos. Los dátiles secos tienen un intenso color marrón caramelo con matices rojizos y un atractivo brillo.

¿A qué saben los dátiles frescos?

Los dátiles pueden comerse cuando son de color amarillo o rojo, aunque todavía no son los dátiles que los occidentales estamos acostumbrados a comer, o podemos dejarlos en la encimera de la cocina hasta que empiecen a ponerse marrones y arrugados, que es cuando se vuelven aún más maduros y adquieren un sabor más familiar.

Los dátiles frescos (los que aún son de color amarillo) tienen un sabor algo astringente, algunos dicen que ligeramente amargo, pero también un agradable regusto dulce, pero con poca persistencia. Los dátiles frescos también tienen una textura crujiente, similar a la de las manzanas o las peras.

Cuanto más maduros están, más sabrosos son. A algunas personas les gusta meter los frutos no perfectamente maduros en el congelador durante un día para que se ablanden.

¿A qué saben los dátiles secos?

Los dátiles secos tienen un sabor más familiar para los occidentales por su textura suave y pegajosa y su pulpa masticable. Tienen un sabor claramente dulce, incluso azucarado, pero las distintas variedades pueden tener aromas diferentes. Por ejemplo, algunos dátiles pueden tener un regusto a nuez. Yo como dátiles secos como tentempié cuando me apetece algo dulce o los mezclo con yogur agrio y nueces picadas.

¿Cuáles son los beneficios de los dátiles?

En primer lugar, esta fruta favorece el crecimiento y el desarrollo normales gracias a su buen contenido en vitaminas B y minerales. Son una fuente especialmente buena de vitaminas B3, B5 y B6 y contienen pequeñas cantidades de vitaminas B1, B2 y B9.

Las vitaminas B contribuyen al desarrollo del cerebro, favorecen la salud de la piel y del aparato digestivo y participan directamente en la producción de energía. Una deficiencia suele ser indicativa de problemas del sistema digestivo y se manifiesta en forma de bajos niveles de energía y fatiga.

Los dátiles frescos y secos contienen azúcares naturales como la fructosa y la glucosa, que están más concentrados en los frutos secos. Si tienes un antojo constante de alimentos dulces, puedes probar a sustituir los dulces procesados por otros totalmente naturales como los dátiles, los higos y otras frutas de tu agrado, frescas o secas.

De este modo, satisfará su antojo de dulces y reducirá el riesgo de efectos secundarios asociados a un consumo elevado de azúcar refinado.

La mejor manera de comer dátiles

Los dátiles y las frutas en general se consumen mejor 1-2 horas antes de una comida y 2-3 horas después, como una comida independiente por sí misma, o como un tentempié entre comidas. Se cree que si se consumen así, ayudan mejor a que el peso no fluctúe y se mantenga dentro de límites saludables. Comer unos cuantos dátiles le dará energía instantánea y le ayudará a revitalizar el cuerpo.

Datos nutricionales Dátiles

Los dátiles contienen alrededor de 8 g de fibra/100 g de fruta. ¿Por qué es importante? La fibra dietética evita que se absorba demasiado colesterol LDL (malo) a nivel intestinal al unirse a las grasas.

Se cree que una dieta con cantidades moderadas de fibra protege indirectamente contra las enfermedades cardiovasculares. Además, la fibra favorece la regularidad de los movimientos intestinales, regulando el tránsito intestinal y previniendo y aliviando el estreñimiento de forma natural.

Si no se trata, el estreñimiento puede causar sensación de malestar y provocar y empeorar la enfermedad de las hemorroides.

Aliviar el estreñimiento es uno de los pasos más importantes para controlar los síntomas de las hemorroides y mejorar la calidad de vida. Por último, pero no por ello menos importante, los alimentos ricos en fibra, como los dátiles, limitan la exposición de nuestro colon a los desechos, disminuyendo los riesgos de salud relacionados, como el cáncer de colon, según las investigaciones.

Al ser ricos en taninos, antioxidantes naturales que se encuentran en las plantas, se cree que los dátiles ayudan a limitar el daño de los radicales libres y a prevenir el envejecimiento prematuro.

Además, los dátiles han demostrado tener impresionantes propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y antihemorrágicas.

Un estudio sobre «El efecto del consumo de fruta de dátil al final del embarazo sobre el trabajo de parto y el parto» llegó a la conclusión de que el consumo de dátiles en el último mes de embarazo puede favorecer la dilatación cervical y reducir el grado de rotura de la membrana, evitando así posibles infecciones bacterianas que puedan perjudicar al recién nacido.

Un rápido vistazo a la tabla nutricional anterior revelará las cantidades de vitaminas y minerales que se encuentran en 100 g de dátiles.

Hay cantidades bastante buenas de vitaminas del grupo B: la piridoxina, el ácido pantoténico, la niacina, la riboflavina, la tiamina y el ácido fólico ayudan a aumentar los niveles de energía y benefician la digestión.

El cobre (40%) puede prevenir el encanecimiento del cabello, entre otros efectos más impresionantes.

El hierro (11%) es bueno para las personas que sufren anemia.

El potasio (16%) contrarresta los efectos de una dieta rica en sodio y ayuda a reducir la presión arterial.

Los dátiles también son una buena fuente de magnesio (13%). Este mineral mantiene la salud de los músculos, incluido el corazón, previene las contracciones musculares y los calambres, la sensación de «hormigas corriendo» en los músculos y, al mismo tiempo, favorece la salud ósea al dirigir el calcio en los huesos y evitar que se deposite en las articulaciones, las válvulas del corazón u otras zonas poco habituales, lo que aumentaría el riesgo de aterosclerosis.

En general, los dátiles siguen siendo una opción alimentaria saludable que puede satisfacer el antojo de algo dulce de cualquier persona, al tiempo que satisface sus exigencias nutricionales.