Propiedades y beneficios de la Caléndula

La caléndula común (Calendula officinalis), también conocida como caléndula, es una de las 13 especies de caléndulas de la familia Asteraceae. Además de ser comestibles, las flores de caléndula son apreciadas por sus potentes propiedades medicinales.

El consumo de caléndula, ya sea en forma de alimento o de té, ayuda a expulsar los gusanos parásitos gracias a las propiedades antihelmínticas naturales de la planta y se dice que favorece el funcionamiento normal del hígado.

Además, la caléndula es especialmente calmante para el estómago, ya que reduce la inflamación de la mucosa estomacal en los casos de gastritis y úlceras. Se dice que sus propiedades calmantes benefician al sistema digestivo más abajo, ayudando a controlar los síntomas de las hemorroides.

Aplicada externamente, la caléndula es muy eficaz contra las infecciones por hongos, las picaduras de insectos e incluso las heridas purulentas, gracias a sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias naturales.


✪ Beneficios de la caléndula

Propiedades y beneficios de la Caléndula

¿Qué aspecto tiene la caléndula?

La caléndula o caléndula de maceta, también conocida como caléndula inglesa o simplemente caléndula, es la variante de color amarillo-naranja intenso de la flor de la margarita. A menudo, las flores de caléndula presentan una serie de pétalos dispuestos en varios niveles, una característica que hace que la cabeza de la flor sea mucho más atractiva para los jardineros. La caléndula como planta de jardinería

Las flores de caléndula son una gran planta ornamental, no sólo por sus hermosos y ricos colores, sino también porque son de bajo mantenimiento. Lo ideal es que la caléndula prospere en climas soleados, pero las heladas invernales y los climas cálidos hacen que las plantas se mueran. Es una gran planta de maceta, de ahí el nombre de «caléndula de maceta».

¿A qué sabe la caléndula?

En primer lugar, debes saber que lo mejor es comer sólo los pétalos de la caléndula. Así que antes de decidirte a echar la flor en una ensalada, recuerda desechar los estambres, los pistilos e incluso las hojas. Los pétalos de caléndula tienen un sabor que va desde el picante hasta el amargo y, para ser sinceros, no son tan apetecibles. Se pueden añadir a las sopas o incluso a las tortillas y revueltos, a los que dan un ligero color amarillo. También hacen que cualquier ensalada tenga un aspecto bastante delicado.

Los pétalos de caléndula pueden comerse frescos o secarse para hacer infusiones. El aceite esencial de caléndula es eficaz contra el acné y las cicatrices del acné, favoreciendo una piel clara y radiante. La hierba puede utilizarse tanto interna como externamente. Es importante recordar que el aceite esencial de caléndula es sólo para uso externo.

Caléndula: usos y beneficios internos

Para su uso interno, cubra los pétalos de caléndula con un paño limpio y déjelos secar durante unos 20 días en un lugar oscuro y fresco. Una vez completado el proceso, pon 2 cucharaditas de pétalos secos en una taza de té o un vaso y añade 250 ml de agua hirviendo. Tapa la taza durante 15-20 minutos y, cuando la infusión esté lista, puedes filtrarla. Bebe al menos una taza de té de caléndula al día, preferiblemente en ayunas.

El uso regular de preparados de caléndula ayuda a mejorar afecciones como la gastritis, las úlceras de estómago o las afecciones digestivas inflamatorias, e incluso las hemorroides cuando se aplica de forma tópica al reducir la inflamación localmente.

Además, la caléndula es un gran antihelmíntico natural, es decir, ayuda a expulsar las lombrices intestinales. Sin embargo, si sospecha que está infectado con lombrices parasitarias, acuda a su médico para que le dé el tratamiento adecuado; las lombrices y los parásitos intestinales son muy difíciles de tratar con soluciones naturales y sólo la medicación antihelmíntica puede deshacerse de una infección al 100%.

La planta posee una sorprendente actividad antiviral y antitumoral. Debido a su actividad antiespasmódica, es muy eficaz contra los calambres abdominales y puede ayudar a tratar el estreñimiento.

Por último, pero no por ello menos importante, se dice que favorece la desintoxicación del hígado y fomenta su regeneración.

Caléndula: usos externos y beneficios

Para uso externo: infusión de caléndula para lavar heridas abiertas, quemaduras, úlceras, ojos y cara. Infundir 90-100 g de pétalos secos en 1 litro de agua, dejar enfriar y utilizar externamente.

La caléndula tiene fuertes propiedades antisépticas, antifúngicas y antivirales, por lo que es excelente para limpiar heridas purulentas. Como es natural, carece de perfume y de otros compuestos perjudiciales que pueden alterar tu pH natural, puedes incluso utilizar la caléndula como lavado natural.

Se dice que lavarse la cara con infusión de caléndula da a la piel un brillo natural. También se dice que su uso regular ayuda a eliminar el acné y a reducir la gravedad de las cicatrices del mismo. En el pasado, la gente utilizaba cataplasmas de caléndula para ayudar a reducir la gravedad de las cicatrices de la viruela.

Al ser rica en luteína y tener propiedades antisépticas, también se dice que la caléndula alivia la conjuntivitis porque ayuda a reducir la inflamación.

También puedes aplicar cataplasmas caseras de caléndula en las quemaduras o utilizarlas para tratar las infecciones por hongos en la piel.

Por último, pero no menos importante, puedes utilizar la caléndula para tratar las picaduras de insectos. Aunque no huele muy bien, el aceite esencial de caléndula es estupendo para las quemaduras, la dermatitis, el herpes labial y la psoriasis debido a sus efectos antisépticos y calmantes.

Las flores de caléndula son ricas en carotenoides, responsables de la rica coloración amarilla y naranja de los pétalos.

Los carotenoides tienen una increíble actividad antioxidante, por lo que el consumo de caléndula es muy beneficioso para la salud ocular. Sin embargo, hay algunas cosas que debe tener en cuenta cuando quiera introducir esta hierba en su dieta.

Efectos secundarios y contraindicaciones de la caléndula

Sólo los pétalos de la caléndula son comestibles. Evite comer estambres, pistilos, hojas, raíces y tallos.
Absténgase siempre de comer más de unos pocos pétalos o, como máximo, los pétalos de una cabeza de flor.
Utilice únicamente caléndula de fuentes seguras, como el supermercado, el mercado agrícola o, mejor aún, su propio jardín.

Nunca comas caléndulas que se encuentren en los bordes de las carreteras, en los parques o en los campos, ni tampoco las de tu floristería local, porque lo más probable es que las plantas que se encuentran en esos lugares estén contaminadas con pesticidas y gases de escape de los coches y te hagan enfermar.

Evite la caléndula durante el embarazo, ya que no hay certeza de que sea segura para las mujeres embarazadas.
Si tiene alergia a otras plantas con flores, introduzca la caléndula en su dieta de forma gradual y en cantidades muy pequeñas.

Si eres alérgica a las asteráceas (plantas de la familia de las margaritas, como el girasol, la manzanilla, la equinácea o el estragón), lo mejor es que evites comer caléndula hasta que tengas la oportunidad de acudir a un médico y realizar una prueba de punción cutánea para descartar que también seas alérgica a la caléndula. Esto es importante porque la parte comestible de la planta, los pétalos, puede estar contaminada con polen y su consumo puede desencadenar reacciones alérgicas graves en las personas de riesgo.