Propiedades y beneficios de los Boniatos – Batatas – Camotes

Originarias del continente americano, las batatas (Ipomoea batatas) son verduras nutritivas con muchas propiedades y beneficios increíbles para la salud. Los boniatos se presentan en una gran variedad de colores, su pulpa va desde el blanco al beige, pasando por el amarillo, el naranja y el rojo pardo, incluso el morado. Cuanto más oscuro es el color de la pulpa, más húmeda y dulce es la patata y mayor es su contenido en antioxidantes. Cada color es indicativo de un antioxidante diferente, así que sepa que está obteniendo una buena nutrición de todas las variedades de boniato.

Lo más interesante es que la raíz no es la única parte comestible del boniato: en muchos países africanos, las hojas son también una parte importante de la dieta de la gente. En general, la variante dulce no sólo es más sana que las patatas normales, sino también más sabrosa en comparación con muchas otras verduras, lo que aumenta considerablemente su popularidad entre personas de todas las edades.


✪ Beneficios del boniato

¿Qué son los Boniatos?


Los boniatos son «parientes» muy lejanos de la patata común. Tienen un valor nutricional moderado que supera ligeramente al de las patatas normales. Su increíblemente variada pigmentación natural es indicativa de su rico contenido en carotenoides, potentes pigmentos naturales que, entre otras cosas, promueven una respuesta positiva a la hormona insulina. Sin embargo, se aconseja un consumo moderado, especialmente en caso de diabetes. Todos los diabéticos deben limitar la ingesta de carbohidratos de los alimentos para mantener unos niveles de azúcar en sangre saludables.

Datos nutricionales y beneficios de los boniatos

Propiedades y Beneficios del boniato - batata- camote


Además, los carotenoides tienen increíbles propiedades antioxidantes, lo que significa que son excelentes eliminadores de radicales libres. Los estudios realizados a lo largo de los años han demostrado que una dieta compuesta por frutas y verduras ricas en carotenoides reduce significativamente los riesgos de desarrollar enfermedades graves que ponen en peligro la vida.

Recuerde: las personas (y los animales) no pueden sintetizar los carotenoides, por lo que es imprescindible que adaptemos nuestra dieta para incluir alimentos nutritivos como los boniatos y otras fuentes de estos pigmentos.

Dato interesante: los colores abrumadoramente vivos de los flamencos, las langostas y los salmones se deben a una alta concentración de pigmentos carotenoides. Del mismo modo, ciertos alimentos como las zanahorias o las batatas tienen una coloración tan intensa debido a su alto contenido en carotenoides, lo que hace que los compuestos antioxidantes pigmentados no sólo sean una fuente de beneficios para la salud, sino que también contribuyan al atractivo de los alimentos.

Los boniatos son especialmente ricos en vitamina A y betacaroteno, un precursor de la vitamina A. Algo más de 100 g de boniatos son suficientes para cubrir nuestra ración diaria de este nutriente. ¿Por qué es tan importante la vitamina A? Bueno, además de mantener la piel y las mucosas sanas, la vitamina A, y el betacaroteno, son fundamentales para una buena visión.

Además, debido a sus excelentes propiedades antioxidantes, ambos nutrientes protegen nuestros ojos del daño de los radicales libres producido por la luz azul. Con el tiempo, esto puede provocar una grave enfermedad llamada degeneración macular (pérdida de la visión central). Así que recuerde que los boniatos también son buenos para la vista.

Los boniatos contienen vitamina C, una vitamina antioxidante hidrosoluble increíblemente potente. Además de ser un eficaz antiinflamatorio natural, la vitamina C es necesaria para la síntesis de colágeno, la principal proteína estructural de nuestro cuerpo que garantiza la integridad de nuestra piel, órganos internos, huesos y vasos sanguíneos.

Además, ayuda al organismo a desarrollar la resistencia contra las infecciones víricas al aumentar la agresividad de los glóbulos blancos. Dato interesante: es una práctica habitual que los médicos y las enfermeras se inyecten 1 g (1000 mg) de vitamina C cuando sienten que un resfriado les acecha. Su cuerpo reacciona en un santiamén y ni siquiera sueltan un estornudo.

Como antioxidante, la vitamina C neutraliza eficazmente los efectos dañinos de los radicales libres. ¿Se ha preguntado alguna vez cómo algunas personas parecen atravesar el tiempo sin cambios? Su secreto es esa fuente de juventud llamada vitamina C, que puede encontrarse en cantidades generosas en muchas frutas y verduras como las fresas, los limones, las naranjas, el kiwi y los boniatos.

Un estudio reciente llevado a cabo en 2.000 individuos descubrió que una dieta rica en betacaroteno y vitamina C, ambos presentes en los boniatos, reducía significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Otro estudio realizado en la Facultad de Medicina de Harvard demostró que las mujeres que consumían alimentos ricos en betacaroteno tenían un 25% menos de riesgo de desarrollar cáncer de mama. Comer boniatos parece una decisión inteligente.

Los boniatos son una buena fuente de potasio, un electrolito conocido por sus increíbles beneficios cardiovasculares. Cuando las temperaturas se disparan, el potasio parece rezumar de nuestra carne, por lo que es muy importante reponer constantemente lo que perdemos. Si no te apetece comer otro plátano (también rico en potasio), prueba con un boniato al horno y te garantizo que ya no sentirás que estás a punto de desmayarte y caer al suelo.

Por supuesto, los boniatos tienen otros nutrientes importantes, como las vitaminas del grupo B, el manganeso, el magnesio y el fósforo. Además, contienen buenas cantidades de fibra dietética, un excelente remedio natural para el estreñimiento, conocido también por promover la salud del colon. La fibra dietética puede reducir eficazmente el colesterol malo (LDL) en nuestra sangre, lo que conduce a un corazón sano y a unas arterias saludables.

Por último, pero no menos importante, los boniatos son verduras con almidón, lo que significa que contienen un carbohidrato llamado almidón. El almidón vegetal es en realidad un hidrato de carbono de calidad, lo que convierte a los boniatos en una gran adición a una dieta sana, equilibrada y nutritiva. Ya sea al horno, hervidas, convertidas en sopa, ensalada, como guarnición o plato principal, son una excelente fuente de vitaminas, minerales y fitoquímicos.