Propiedades y beneficios del brócoli

El brócoli, que parece un árbol en miniatura del mundo de las verduras, es famoso por su perfil nutricional y sus increíbles beneficios para la salud. Esta hortaliza pertenece a la especie Brassica oleraceea, junto con la col, la coliflor, la col rizada y las coles de Bruselas.

Es muy apreciada por su textura crujiente y su sabor verde, así como por su excelente contenido en antioxidantes, que contribuyen a la prevención de enfermedades crónicas.

Los fitoquímicos antioxidantes que se encuentran en el brócoli contrarrestan los efectos oxidativos dañinos de los radicales libres y nos protegen de una amplia gama de enfermedades crónicas que ponen en peligro la vida, como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares e incluso el envejecimiento prematuro.

Se podría decir que el parecido de esta hortaliza con un árbol y su bello e intenso color verde aluden a sus increíbles propiedades para mantener la vida.


✪ Beneficios del brócoli


Datos nutricionales y beneficios del brócoli


Aunque tiene pocas calorías (sólo 34 kcal/100 g), el brócoli es rico en fibra dietética, antioxidantes, minerales y vitaminas. El brócoli recién cosechado es especialmente saludable porque tiene cantidades increíblemente mayores de potentes fitoquímicos como los tiocianatos, los isotiocianatos, los indoles, el sulforafano y poderosos flavonoides como el betacaroteno, la luteína, la zeaxantina y la criptoaxantina.

Básicamente, los fitoquímicos son sustancias naturales con sorprendentes propiedades antioxidantes que combaten los efectos nocivos de los radicales libres. Estos últimos se han relacionado con una serie de enfermedades crónicas que ponen en peligro la vida. Afortunadamente, se ha demostrado que el consumo de alimentos ricos en antioxidantes, como el brócoli, contrarresta eficazmente los efectos de los radicales libres.

El betacaroteno, la criptoaxantina, la luteína y la zeaxantina se convierten en retinol o vitamina A y son requisitos indispensables para una visión perfecta. Además, se ha demostrado que los fitoquímicos presentes en el brócoli protegen eficazmente la vejiga, el colon y el páncreas, entre otros, de los daños en el ADN de las células, además de iniciar la reparación de los daños celulares existentes.

Un hecho nutricional especialmente destacable es que el brócoli tiene un alto contenido en vitamina C, un potente antioxidante, antiinflamatorio y antimicrobiano. De hecho, 100 g de brócoli fresco nos aportan el 50% más de vitamina C necesaria para cubrir nuestra ración diaria. Esto es importante porque la vitamina C es esencial para numerosas funciones corporales como, por ejemplo, la síntesis de colágeno, la principal proteína estructural que mantiene la integridad de nuestros vasos sanguíneos, piel, órganos internos y huesos. ¿Aún no está asombrado? Lo estará cuando descubra que el colágeno es lo que mantiene nuestra piel tensa y joven.

El consumo regular de esta verdura ayuda a prevenir el escorbuto, una enfermedad causada por una grave carencia de vitamina C. Además, el brócoli nos proporciona importantes cantidades de vitamina A, necesaria para la salud de las mucosas y una visión perfecta. Los estudios demuestran que un consumo suficiente de vitamina A es eficaz para prevenir la degeneración macular (o pérdida de la visión central) en las personas mayores.

Otras vitaminas importantes que se encuentran en cantidades generosas en el brócoli son la vitamina K, famosa por mantener la salud general debido a su participación en numerosas funciones corporales cruciales, como la coagulación de la sangre o la regulación de los factores inflamatorios. El brócoli contribuye a la salud general gracias a su contenido en vitaminas del grupo B. El folato, el ácido pantoténico y la piridoxina son vitaminas del grupo B que contribuyen eficazmente a la salud general.

Propiedades y Beneficios del brocoli
El brócoli es uno de los pocos miembros del mundo vegetal que aporta ácidos grasos Omega-3, aunque en cantidades mínimas. Dado que el Omega-3 procede de una fuente vegetal, es diferente de las formas presentes en el pescado, el marisco y la carne. El Omega-3 del brócoli es la forma ALA, o ácido alfa-linolénico. En comparación con ella, las formas EPA y DHA de los alimentos de origen animal son más activas biológicamente y fuente de mayores beneficios para la salud. Los ácidos grasos omega-3 en general son grandes aliados de la salud cardiovascular, reduciendo los riesgos de infarto y de enfermedad coronaria.

Además, el brócoli tiene pequeñas cantidades de todos los minerales importantes. El potasio, el calcio, el cobre, el hierro, el magnesio, el manganeso, el selenio y el zinc contribuyen enormemente a nuestra salud. El selenio, por ejemplo, es conocido por sus potentes efectos anticancerígenos, mientras que el zinc ayuda a reforzar nuestro sistema inmunitario. En general, el brócoli es una verdura increíblemente saludable, con propiedades anticancerígenas sin parangón, siempre que se consuma fresco o ligeramente cocido. Básicamente, si quieres disfrutar plenamente de sus increíbles propiedades y beneficios para la salud, debes consumirlo crudo o al vapor, incluso salteado. La clave es reducir el tiempo de cocción para conservar mejor sus nutrientes esenciales.

Conclusión


Si estás interesado en cultivar tu propio brócoli, con el que seguro que consigues una hortaliza de gran sabor y muy saludable, debes saber que requiere un suelo rico y bien drenado y un clima no demasiado caluroso. Además, dependiendo de la variedad, el color de la cabeza puede variar desde un bonito verde oscuro hasta el morado. Tanto el tallo como la cabeza son comestibles y las cabezas de brócoli pueden variar de 10 a 20 cm de diámetro.

Se recomienda cosechar el brócoli antes de que sus flores amarilleen. Me enamoré de esta verdura desde el primer bocado. Mi plato favorito de brócoli es una sencilla receta hecha con una cabeza de brócoli al vapor a la que añado dos cucharadas de crema agria y un diente de ajo machacado. La combinación es deliciosa y saludable. ¿Cómo disfrutas tú del brócoli?