Propiedades y beneficios de las Bayas de Serbal – Rowan

En la época en que las manzanas y las peras no eran tan fáciles de conseguir, la gente buscaba frutas como los cangrejos, el espino, el escaramujo y las bayas de serbal.

Las bayas de serbal, o fresno de montaña, son una fruta de color naranja o rojo brillante parecida a la manzana, rica en ácidos orgánicos y antioxidantes.

Su sabor agrio y amargo no las hace muy populares para comerlas crudas, pero eso es bueno porque no deberían comerse crudas de ninguna manera.

Los preparados a base de bayas de serbal pueden ayudar a eliminar las flemas atascadas en la garganta, reforzar la inmunidad y combatir las náuseas, pero también favorecen la salud de los ojos y la piel, iniciando procesos reparadores a nivel celular.


✪ Propiedades y Beneficios de las bayas de serbal

bayas de Serbal

¿Qué son las bayas de serbal?

Las bayas de serbal son el fruto en forma de baya del árbol del mismo nombre. También se conocen como fresno de montaña, árbol de servicio o bayas de serbal y, en el caso de algunas especies, también como rayo blanco (por ejemplo, Sorbus aria).

Hay cientos de especies diferentes de serbal, todas las cuales crecen en las zonas templadas frías del hemisferio norte, donde se dan, en su mayoría, de forma natural. La mayoría, si no todas, producen frutos comestibles y de gran colorido.

A pesar de llamarse «bayas», los frutos del serbal son en realidad pomáceas como las manzanas, las peras, las manzanas de cangrejo (manzanas silvestres), los membrillos, los nísperos y también las bayas de espino, las aronias y las amelanchier o serviceberry.

¿Qué aspecto tienen las bayas de serbal?

El aspecto de las bayas de serbal varía según la especie, pero la mayoría de los frutos se parecen a pequeñas manzanas o cangrejos, aunque algunos también tienen forma de pera.

Tienen entre 8 y 10 mm y hasta 2-3 cm de longitud, con una piel fina y lisa, a veces también con manchas de lenticela (los diminutos puntos o motas de las manzanas, las peras y otras frutas y la corteza de los árboles), y un penacho en forma de estrella en el extremo opuesto al tallo que solían ser los sépalos.

Normalmente, las bayas del serbal son de color naranja brillante o rojo, a veces carmesí, pero también hay variedades amarillas (por ejemplo, en cultivares ornamentales), rosa brillante (Sorbus hupehensis, S. sitchensis), rosa pálido (Sorbus vilmorinii), blanco (Sorbus glabrescens, S. oligodonta, S. khumbuensis, S. fruticosa) y especies con frutos de más de un color, como verde y rojo, rojizo y rojo o blanco con rosa o carmesí.

Los frutos crecen en gruesos racimos junto a las hojas de helecho o de pluma de los serbales altos.

¿Son comestibles las bayas del serbal?

Sí, las bayas de serbal son, en su mayoría, comestibles. Las bayas de serbal se pueden comer cocidas y son perfectamente seguras.

También se pueden comer crudas, pero sólo si se han sometido a un tratamiento térmico (por ejemplo, secado al calor) o se han congelado. Es importante saber que las bayas de serbal frescas son una fuente de ácido parasórbico, un ácido orgánico natural que podría provocar náuseas, vómitos, daños renales y otros efectos secundarios.

En grandes cantidades, las bayas crudas son potencialmente tóxicas, por lo que, para evitar los efectos secundarios, se suelen congelar antes de consumirlas crudas o, mejor aún, cocidas.

Las bayas del serbal no sólo son comestibles para el ser humano, sino también para la fauna silvestre, sobre todo para los pájaros, que mantienen poblaciones enteras durante el otoño y el invierno, cuando escasea el alimento.

En los lugares donde crece en estado salvaje, el serbal puede establecerse muy bien y crecer hasta 12-14 metros de altura, convirtiéndose en una importante fuente de sustento para la fauna durante los duros meses de invierno.

¿A qué saben las bayas del serbal?

Las bayas de serbal no saben muy bien tal cual, al menos no como las típicas frutas dulces que nos gusta comer en el día a día. Las bayas crudas tienen un sabor agrio o astringente y también pueden ser bastante amargas, con poco sabor en general.

Algunas especies tienen poco o ningún jugo, lo que hace que las bayas tengan una textura harinosa, mientras que otras son ligeramente más jugosas, pero no lo suficiente como para hacerlas apetecibles crudas.

Además, algunas especies producen frutos bastante pequeños, con poca relación pulpa/semillas, lo que hace que su consumo sea tedioso. Los usos más populares de las bayas son las salsas agridulces, las mermeladas, las jaleas o las bebidas fermentadas.

Las bayas de Rowan están en temporada aproximadamente desde octubre-noviembre hasta diciembre, pero pueden permanecer en la planta todo el invierno y hasta principios de la primavera.

Algunas especies maduran ya en septiembre o incluso en agosto. Las bayas suelen recogerse mejor después de las primeras heladas, pero debido a que son una fuente de alimento popular de la fauna silvestre, puede que no duren mucho tiempo.

Usos populares de las bayas de serbal

Para su uso como alimento, se recomienda recoger sólo bayas de especies seleccionadas, preferiblemente cultivadas, para evitar la confusión con bayas no comestibles.

Salsas ácidas y dulces. La salsa de bayas de Rowan suele tener un sabor agrio, pero puede endulzarse para obtener un sabor más agradable.

Mermeladas y jaleas. Los frutos son una fuente de pectina y pueden utilizarse para hacer mermeladas y jaleas que pueden comerse tal cual sobre el pan o con mantequilla, o utilizarse como relleno de tartas o pasteles.

Después de la cocción, es probable que haya que colar la conserva de fruta para eliminar las semillas. Puedes añadir manzanas o manzanas de cangrejo para obtener pectina adicional y ligar mejor la mermelada/jalea.
Prepara un té.

Puedes utilizar las bayas frescas y machacadas para preparar un té hirviéndolas en agua durante 5 minutos o más, o dejándolas reposar en agua caliente durante 10-15 minutos.
Bebidas fermentadas.

La sidra y el vino de Rowan son populares en todo el hemisferio norte, donde el árbol crece de forma natural en la naturaleza. Suelen elaborarse en casa, con recetas tradicionales o familiares transmitidas de generación en generación.

Sopa tradicional de bayas de serbal. Una receta popular del sur, centro y este de Europa, elaborada con bayas de serbal hervidas. La sopa puede endulzarse con miel o azúcar, o dejarse ácida. Se toma tal cual o con pan fresco. Una sopa similar se hace en junio-julio con ciruelas cereza maduras o ciruelas mirobalanas.

Congelar. Puede congelar las frutas durante el invierno y utilizarlas cuando las necesite para cocinar.
Secar y moler.

Seque las bayas de serbal en el horno, separe las semillas de la pulpa y la piel, y muela la pulpa y la piel secas para utilizarlas posteriormente como suplemento nutricional.

Guárdalo en un viejo frasco de vitaminas y mantenlo cerrado, en un lugar fresco y oscuro. Descubra también los usos y beneficios para la salud de las bayas de espino.

¿Cuáles son los beneficios de las bayas de serbal?

Gárgaras astringentes:

Se pueden preparar gárgaras astringentes con bayas de serbal procesadas al calor, como un té, para ayudar a diluir y desalojar la mucosidad espesa de la garganta.

El alto contenido en ácidos orgánicos del fruto es el responsable de ayudar a deshacerse de las flemas atascadas en la garganta (por ejemplo, ácido cítrico, ácido málico).

Propiedades antioxidantes:

Con un alto contenido en antioxidantes, como los carotenoides y otros flavonoides y polifenoles, las bayas de serbal tienen un efecto protector, eliminando los radicales libres y ayudando a reducir y reparar el daño celular causado por el estrés oxidativo debido a la acción de los radicales libres.

Beneficios para la vista:

Las bayas de color naranja y rojo brillante son una fuente de carotenoides con acción de vitamina A y favorecen la salud física del ojo, además de contribuir a la agudeza visual.

Propiedades de refuerzo inmunológico. Fuente de vitaminas A y C, las bayas de serbal apoyan la función del sistema inmunitario protegiendo la integridad de las membranas mucosas, ejerciendo una acción antiinflamatoria y aumentando la respuesta del sistema inmunitario al potenciar la actividad de varios tipos de glóbulos blancos. Sin embargo, el contenido de vitamina C se ve afectado por el calor de la cocción.

Beneficios para la piel:

La vitamina C presente en las bayas de serbal favorece la síntesis de colágeno para conseguir una piel de aspecto más joven y, junto con los carotenoides provitamina A y otros antioxidantes, ejerce efectos antioxidantes y antienvejecimiento, además de iniciar y favorecer los procesos de reparación a nivel celular.

Otros beneficios potenciales pueden ser:

Beneficios menores para las encías y los dientes por la vitamina C, beneficios potenciales para el insomnio como resultado del contenido de antioxidantes en las frutas, propiedades diuréticas cuando se consume como té, ayuda a combatir las náuseas y puede ayudar en casos de baja acidez estomacal debido al alto contenido de ácidos orgánicos.

¿Cuáles son los efectos secundarios de las bayas de serbal?

Riesgo de toxicidad. Las bayas de serbal crudas contienen naturalmente un ácido orgánico llamado ácido parasórbico (menos del 1% en las especies comunes).

El ácido parasórbico es tóxico y puede causar efectos secundarios que van desde náuseas, vómitos, irritación del estómago y malestar estomacal, calambres y diarrea hasta daños en los riñones, dependiendo de la ingesta. Por este motivo, no es aconsejable comer las bayas de serbal tal cual.

¿Qué ocurre si se comen las bayas de serbal crudas? Depende de cuántas se coman de una vez y de qué tipo sean.
Unas pocas bayas no causarán probablemente efectos secundarios graves, si es que los hay, pero una ingesta más importante puede muy bien provocar malestar estomacal y efectos secundarios aún más graves.

Es aconsejable cocer la fruta o secarla con calor (por ejemplo, secarla en el horno) para que su consumo sea perfectamente seguro.

También se puede recoger la fruta después de las primeras heladas, momento en el que está demasiado madura y el ácido parasórbico se convierte en un compuesto más seguro por las temperaturas de congelación (aunque la cocción hace un trabajo mucho mejor en ese sentido). En cualquier caso, asegúrese de hablar primero con su médico.

La baya de Rowan para las mujeres embarazadas. No existen pruebas suficientes sobre la seguridad del uso de las bayas de serbal durante el embarazo. Por ello, se recomienda evitar el consumo de las bayas crudas, frescas o congeladas, el té, la tintura y otros preparados similares de serbal durante el embarazo o la lactancia.