Propiedades y Beneficios de las Cerezas

Las cerezas (Prunus avium) son la fruta predilecta de nuestra infancia y la mayoría de nosotros nunca olvidaremos cómo su carne dulce, jugosa y fragante nos arrancaba sonrisas cada verano.

Pero lo que no sabíamos era que estas pequeñas drupas redondas de color rojo brillante eran uno de los alimentos más saludables del mundo.

No sólo favorecen la longevidad, sino que también tienen impresionantes propiedades anticancerígenas.

Las cerezas son una poderosa combinación de antioxidantes, vitaminas, minerales y otros nutrientes con varios beneficios maravillosos para la salud.

A continuación veremos lo saludables y nutritivas que son realmente.

Las cerezas dulces que todos conocemos y amamos son una variedad de cerezas silvestres conocidas como Prunus avium que se remontan a la antigua Roma.

Los cerezos eran muy apreciados por sus beneficios para la salud y por su belleza incluso en la prehistoria.

Si alguna vez ha visto un huerto de hermosos cerezos en flor de color blanco y rosa, ha visto el cielo. Tanto los frutos como las flores tienen importancia económica, ya que proporcionan alimento y un paisaje impresionante.


✪ Propiedades y Beneficios de las cerezas

propiedades y beneficios de las cerezas

¿Qué aspecto tienen las cerezas?

Las cerezas son drupas botánicas o frutas de hueso, lo que significa que cada fruta tiene una semilla grande llamada hueso o una semilla.

Los frutos se presentan en forma de paraguas y están unidos a las ramas por pedicelos de distinta longitud, de modo que todos los frutos de un racimo están más o menos al mismo nivel.

La cereza dulce, el cultivar más común, suele tener un diámetro de 1-2 cm, pero otras variedades pueden ser bastante más grandes. Todas las cerezas tienen una forma más o menos acorazonada y una piel lisa, brillante y comestible.

La mayor parte de las cerezas que se cultivan son de color rojo brillante, pero también hay cultivares que son de color rojo oscuro o caoba, mientras que otras son de color púrpura oscuro, casi negro.

Las cerezas de color muy oscuro, ya sea rojo oscuro o morado muy oscuro, se clasifican como cerezas negras. Vea los beneficios de las cerezas negras.

Las cerezas amarillas y blancas también son cada vez más populares. Las cerezas amarillas son completamente amarillas, con piel y pulpa, o tienen una piel amarilla que se tiñe de rojo, rosa-rojo o naranja y rojo, como las cerezas Rainier.

A pesar de su nombre, las cerezas blancas no son realmente blancas, sino que tienen un color uniforme entre amarillo pálido y medio.

El nombre no es una descripción literal de la variedad, lo que también ocurre con los pimientos blancos, que no son blancos en absoluto, sino de un color verde muy pálido. El nombre se utiliza en el sentido de las cerezas amarillas como cerezas descoloridas, o cerezas que no son rojas.

¿A qué saben las cerezas?

Las cerezas tienen una carne firme y carnosa, pero jugosa, y una piel fina. La cereza común suele ser bastante dulce, con ligeros sabores afrutados y un agradable perfume.

Las variedades amarillas suelen ser aún más dulces, mientras que las cerezas de color más oscuro tienen un sabor más rico, intensamente afrutado, dulce y aromático y una ligera acidez alrededor de la piel.

Son estupendas tanto frescas como cocinadas, pero proporcionan los mayores beneficios si se comen crudas, preferiblemente poco después de ser cosechadas.

Con el néctar de las flores de cerezo, y también con el polen, se elabora la popular miel de cerezo en flor, una variedad de miel con diversas propiedades terapéuticas.

¿Cuándo es la temporada de las cerezas?

Las cerezas están en temporada en diferentes momentos en los dos hemisferios. En el hemisferio norte, la temporada de cerezas va de junio a agosto, dependiendo de la región.

En el hemisferio sur, la temporada de cerezas va de noviembre a enero, con un pico en diciembre.

¿Cuáles son los beneficios de las cerezas?

¿Por qué las cerezas son buenas para usted? En primer lugar, ayudan a reducir el riesgo de cáncer. Las cerezas contienen queritrina, un flavonoide y pigmento vegetal natural con increíbles propiedades anticancerígenas.

Su consumo regular puede aportar al organismo cantidades importantes de queritrina para activar actividades inductoras de la apoptosis y antiproliferativas.

Se cree que la queritrina es uno de los agentes anticancerígenos más potentes de la naturaleza.

Las cerezas contienen Queritrina, ácido elágico, antocianinas y otros antioxidantes con propiedades anticancerígenas.

Además, las cerezas contienen ácido elágico, un fenol vegetal natural con valiosas propiedades preventivas del cáncer. El ácido elágico puede impedir eficazmente la proliferación de ciertos agentes cancerígenos e inhibir así el desarrollo del cáncer.

Tanto la queritrina como el ácido elágico tienen extraordinarias propiedades antioxidantes y además eliminan los radicales libres y contrarrestan, limitan y reparan el daño celular, con efectos anticancerígenos.

Las cerezas, y las bayas en general, son increíbles fuentes de antioxidantes. Comerlas regularmente ayuda a reparar el daño celular causado por las moléculas dañinas de los radicales libres.

Según la «teoría de los radicales libres del envejecimiento», con el tiempo, los daños causados por los radicales libres se acumulan y provocan un envejecimiento prematuro, así como enfermedades relacionadas con la vejez: cáncer, artritis, Alzheimer, etc.

Las antocianinas, los antioxidantes que se encuentran en las cerezas rojas y negras, así como en los arándanos, las moras y las frambuesas rojas, moradas y negras, ayudan a prevenir el daño celular causado por la oxidación y a reducir los riesgos de las enfermedades crónicas asociadas.

Esto significa que comer cerezas puede ayudarnos a tener un aspecto más joven, sentirnos mejor y añadir años a nuestra vida.

Es más, se ha demostrado que el alcohol perílico, un compuesto derivado del aceite esencial de las cerezas, reduce los tumores cancerosos en animales al inducir la apoptosis, la muerte celular programada, en las células cancerosas.

Aunque los oncólogos aún no han tenido éxito con los ensayos en humanos, se cree que comer cerezas puede ofrecer una protección natural contra el cáncer. Las cerezas ácidas, también conocidas como guindas, tienen propiedades anticancerígenas igualmente potentes.

Las cerezas tienen aún más beneficios increíbles para la salud. Por ejemplo, son un magnífico remedio natural contra la artritis reumatoide y la gota, dos dolorosas enfermedades inflamatorias.

Algunos compuestos que se encuentran de forma natural en la fruta ejercen propiedades antiinflamatorias y analgésicas y ayudan a aliviar el dolor.

Y no sólo eso, sino que alimentos antiinflamatorios como las cerezas ayudan a ralentizar la progresión de la artritis, lo que se traduce en una reducción de la hinchazón y el dolor y en una mejora de la movilidad.

Descubra más sobre los beneficios de las cerezas y el zumo de cereza para el dolor de la artritis.

Los estudios han demostrado que los componentes de las cerezas tienen efectos antiinflamatorios similares a los de los medicamentos convencionales, como el ibuprofeno y la aspirina.

La COX o ciclooxigenasa es una enzima que se encuentra en varios flavonoides, incluidos los responsables del hermoso y brillante color rojo de las cerezas.

La COX alivia el dolor eliminando su causa: la inflamación. Esta enzima actúa de forma similar al ibuprofeno y la aspirina, pero sin los efectos secundarios.

Esto significa que las cerezas son un potente antiinflamatorio natural y su consumo regular ayuda a controlar tanto la artritis como la gota.

Datos nutricionales de las cerezas

Las cerezas tienen un valor nutricional modesto, pero tienen un alto contenido en antioxidantes que compensa su nutrición.

Además de todos estos maravillosos beneficios para la salud, las cerezas también aportan a nuestro organismo pequeñas cantidades de casi todas las vitaminas y minerales importantes.

La vitamina C, el potasio y el manganeso son los micronutrientes mejor representados en esta fruta. Tanto la vitamina C como el manganeso tienen beneficios antioxidantes y antiinflamatorios, eliminando los radicales libres y limitando el daño celular.

La vitamina C es también una de las razones por las que las cerezas ayudan a combatir el dolor de la artritis, la inflamación de las articulaciones y los brotes de gota.

La vitamina C ha demostrado científicamente sus beneficios antiinflamatorios, reduciendo activamente los niveles de marcadores de inflamación en el organismo, como la proteína C reactiva y la interleucina 6.

Comer cerezas crudas todos los días o beber zumo de cerezas frescas aporta importantes cantidades de potasio y contribuye al control de la presión arterial y la salud cardiovascular.

El contenido de potasio en las cerezas y el zumo de cereza, así como compuestos como la melatonina, recomiendan esta fruta para los problemas de sueño. Vea los beneficios de las cerezas y el zumo de cereza para el sueño.

Además, la fruta contiene unos 2 gramos de fibra dietética por cada 100 gramos, lo que la convierte en un gran remedio natural para el estreñimiento.

No sólo esto, sino que las cerezas tienen un buen contenido de pectina, que es un tipo de fibra dietética con efecto gelificante. La pectina se vuelve gelatinosa al absorber el agua, lo que ayuda tanto a ablandar las heces como a favorecer movimientos intestinales más frecuentes y regulares.

Beber mucha agua con las cerezas potencia sus efectos laxantes. La pectina de las cerezas también es buena para la diarrea, ya que liga las heces demasiado blandas gracias a su acción gelificante. Más información sobre las cerezas y el estreñimiento y la diarrea.

Comer cerezas a diario ayuda además a mantener un colon sano gracias a las propiedades antiinflamatorias de la fruta. Las buenas cantidades de fibra dietética, los antioxidantes con acción antiinflamatoria y los bajos valores de índice y carga glucémica recomiendan el consumo de cerezas frescas también en la diabetes de tipo 2.

Conclusión

En general, la fruta cuenta con un sinfín de increíbles beneficios para la salud y su consumo regular puede hacer maravillas para nuestra salud.

Las cerezas pueden ayudar a prevenir el cáncer, aliviar el dolor de la gota y la artritis, reducir la inflamación y ofrecer una excelente protección antioxidante gracias a su increíble contenido en fitoquímicos.

Aunque están muy infravaloradas, en realidad son uno de los alimentos más saludables del mundo. Plantar un cerezo en su jardín es una gran inversión para la salud de su familia.